Posted by on

El rumbo del sector inmobiliario en Estados Unidos.

Rate this post

A pesar de que el crecimiento del valor de la vivienda ha sido constante, el mercado no termina por despegar.

La onda recesiva en la industria inmobiliaria simplemente no ha permitido que los números incrementen de forma positiva, la causa son factores muy particulares que el mercado debe considerar para el futuro inmediato.

Respecto a la venta de propiedades, el sector de la vivienda en Estados Unidos ha mantenido un incremento en los precios inconstante, apenas un 4.5% según los datos de S&P Case/Shiller, lo cual contrasta con la estancada industria de la construcción que permanece en cifras recesivas.

Dichos números justifican la cautela de los inversionistas que este año se prevé comiencen a tomar mayores riesgos, tomando en cuenta que el mercado de bienes raíces es uno de los que logran mayor rendimiento respecto la inversión.

Los inversionistas deben ver como oportunidad la irrupción de movimientos demográficos que en a corto plazo generarán demandas en zonas estratégicas pero con características muy específicas. Las ciudades que muestran un repunte en la oferta de empleo son terreno fértil para la capitalización de proyectos y en mayor medida por los compradores primerizos.

Mientras en el plano de los compradores extranjeros, el horizonte inmediato no es prometedor, en especial para los compradores prevenientes de Rusia, China y Europa que se alejan debido al fortalecimiento del dólar frente a las monedas locales (véase el desplome del rublo), de tal forma que la venta en la costa este para este sector no se recuperará significativamente, sin embargo California continuará siendo un destino bastante atractivo para los compradores foráneos y va a permitir un ligero pero constante crecimiento para la industria de esta zona de la nación norteamericana.

Finalmente, con seguridad los mercados más prometedores están en la costa del Pacífico en ciudades como San Francisco, Seattle, San José, Los Ángeles, entre otras. Reforzando la idea de la inversión estratégica en los nuevos compradores que generan nuevas demandas en el sector y, en consecuencia, avivan la tendencia a la alza de proyectos en bienes raíces. En concreto, la vía de medir el potencial y tomar riesgos será la más redituable a largo plazo ante un escenario prometedor en la economía y recuperación de la confianza del consumidor.